Pizza con panceta y queso de oveja

Hoy vamos a hacer un plato que no se define por ser típicamente español. Sin embargo, le vamos a incluir unos ingredientes muy típicos de nuestra tierra para darle ese toque especial…

Ingredientes para la masa de la pizza para 6-7 pizzas

1 kg de harina

40 g de aceite de oliva virgen

25 g de sal

500-600 ml de agua (la cantidad exacta depende de la harina que se utilice)

3-5 g de levadura fresca

Ingredientes para la cobertura de la pizza

500 g de tomate triturado (el tomate frito no es el mas adecuado)

250 g de mozzarella

1/2 cebolla

50g de panceta o de chorizo de León picante o normal (cortado en finas lonchas o picado)

30 g de queso de oveja (cortado en finas lonchas)

3 guindillas (cortadas en trocitos)

Elaboración de la masa para la pizza    

Echar 30 ml de agua templada en un vaso, mezclar la levadura y dejarla reposar unos 5 minutos. El agua no tiene que estar ni fría ni caliente para que la levadura pueda reaccionar rapidamente.

En otro vaso, echar 30 ml de agua más bien caliente y disolver la sal.

Para preparar la masa, necesitareis un bol bastante grande donde tendréis que echar la harina. Una vez echada la harina, haced un agujero en el medio de la harina y verted el agua con la levadura. Mezclar todo a conciencia.

Ahora podéis añadir poco a poco el agua que os queda excluyendo el vaso de agua en el que hayáis disuelto la sal. Según vais añadiendo el agua es necesario mezclarla bien con la harina para que esta absorba el agua.

Con el agua podéis añadir también el aceite de oliva y, finalmente, el vaso de agua con sal.

Dependiendo de la harina que utilicéis, puede que necesitéis más o menos agua. Procurad tener un poco de agua y un poco de harina a parte para poderlas añadir si hiciera falta.

Una vez añadidos todos los ingredientes y mezclados con fuerza deberíais obtener una masa lisa y esponjosa. Amsada la masa durante unos 10 minutos y luego formar una bola.

Dejad reposar la masa en un sitio con una temperatura constante de 18-25 grados durante 2 horas. Es recomendable cubrir la masa con un paño de cocina húmedo para que no se seque. Antes de cubrirla , coged un cuchillo y marcad una cruz en la masa para que crezca mas libremente.

Mientras dejáis reposar la masa, podéis preparar la salsa de tomate.

Preparación de la salsa de tomate

Picar media cebolla muy finamente. Dorar la cebolla en una sartén con un poco de aceite de oliva. Una vez dorada la cebolla, añadir el tomate triturado al que habrá que adjuntar una  cucharadita de azúcar y un poco de sal.

Dejad cocer a fuego lento durante unos 40 minutos.

Continuación de la preparación de la masa

Si habéis dejado reposar la masa durante 2 horas, debería haber aumentado su tamaño en al menos el doble.

Ahora tenéis que partir la masa en trozos de mas o menos 180 – 250 gramos (para hacer pizzas individuales) o del doble si queréis poner la pizza en una bandeja para el horno.

Una vez partida la masa, es necesario amasar los trozos individuales durante 5-10 minutos y formar unas bolitas. Disponed las bolitas en una bandeja en la que habréis esparcido un poco de harina y cubrid la masa con un paño de cocina húmedo. Dejad reposar la masa durante 6 horas en un sitio con una temperatura constante de 20-25 grados (el interior del horno es perfecto).

Después de las 6 horas vuestras masas individuales deberían haber aumentado su tamaño. Ahora amasad las pizzas individuales durante 30 segundos o 1 minuto y extendedlas con las manos (o, si no sois muy prácticos, con un rodillo).

La masa debería quedar muy fina para mejorar su cocción. Si vais a poner la pizza en una bandeja para el horno, tenéis que esparcir la bandeja de aceite de oliva.

Recubrir la masa de la pizza

Una vez extendida la masa poned un poco de salsa de tomate en el centro de la pizza y extendedla hacia fuera hasta llenar casi toda la masa (hay que dejar medio centímetro de borde).

Coged la mozzarella que habréis cortado en daditos muy pequeños y esparcid la pizza con mozzarella.

Para la pizza de panceta y queso de oveja (los italianos la llaman « terrona ») añadid la panceta (a mí me gusta la panceta adobada que le da mucho sabor cortada en lonchas pero mucha gente prefiere picarlo). Cortad las guindillas en trocitos y esparcidlas en la pizza. Poned de lado el queso de oveja porque este habrá que ponerlo encima de la pizza 2 minutos antes de sacarla del horno.

Para una opción más “española” podéis sustituir la panceta con chorizo de León dulce o picante.

Cocción

La cocción depende mucho del horno del que dispongáis. Nosotros las hicimoes en un horno horno de leña en casa de unos amigos. En estos casos simplemente hay que calentar el horno a unos 250º y poner la pizza ya preparada. Dejad cocer durante 10-15 minutos.

Sin embargo, si disponéis de un horno de cocina doméstica, es preferible calentar el horno a 220º, poner la masa de la pizza con el tomate en el horno durante 8-10 minutos, sacarla, añadir los demás ingredientes (mozzarella, chorizo, etc.) y volver a ponerla en el horno durante otros 8-10 minutos.

En cualquier caso, no se os olvide sacar la pizza 2 minutos antes de finalizar la cocción y añadir el queso de oveja.

¡Buon appetito !

Pizza panceta

Pizza panceta queso de oveja

Lentejas con chorizo

Ingredientes para 4 personas

½ kg de lentejas

300 g de panceta

300 g de chorizo de León (picante mejor)

1 cebolla

2 zanahorias

2 patatas medianas

½ kg de tomate triturado o rallado

Sal

1 vaso de vino tinto

1 hoja de laurel

Aceite de oliva

Elaboración para 4 personas

Pelamos y picamos la cebolla, las zanahorias, las patatas peladas y troceamos la panceta y el chorizo y guardamos todo separadamente.

En una olla ponemos un poco de aceite y rehogamos la cebolla picadita junto con el tomate. Le añadimos la panceta, el chorizo, las zanahorias y las patatas.

Una vez rehogado un poco durante unos 5 minutos añadimos las lentejas lavadas y escurridas. Las cubrimos de agua y las dejamos cocer durante 40-45 minutos. Teniendo cuidado a que no se queden sin caldo pero evitando que resulten demasiado caldosas. Añadimos una hoja o más de laurel según os guste.

Un consejo: yo no pongo las lentejas a remojo aunque tarden un poco más en cocer porque el caldo se pone más consistente.

Se ajustan de sal y listo.

lentejas con chorizo de Leon

lentejas con chorizo de Leon

Canapé de morcilla en tarro

Canapé de morcilla

Canapé de morcilla

Para esos momentos en los que nos entra el hambre y no tenemos mucho tiempo (o ganas) para cocinar os propongo una tapa rapida, rica y sobre todo… casera.

Unos canapés de morcilla muy sencillos.

En otro post os hablaba de como hacer un revuelto de morcilla con cebollita frita. Los dos platos se pueden hacer con morcilla fresca o con una morcilla en tarro que se encuentra en el mercado.

Entrepeñas acaba de sacar al mercado su morcilla en conserva

Para hacer lo que veis en las fotos solo necesitáis 5 minutos:

Hay que coger un bote de morcilla en tarro (no os voy a decir cual os recomiendo porque ya sabéis que os recomiendo la morcilla de Entrepeñas).

Es necesario verter el contenido en una sartén (o calentarlo en el microondas). Al mismo tiempo, se cogen unas rebanadas y se tuestan (como más os guste: en la tostadora, al horno o en una sartén).

Una vez que tenemos las tostadas hechas, les echamos un poco de aceite de oliva y las cubrimos con la morcilla que debe estar bien calentita. Para rematar, les ponemos un poco de cebollita frita encima.

Hemos tardado solo 4 minutos 🙂

Paté de morcilla

Paté de morcilla

Receta para un buen entrecocido

La receta del entrecocido es muy sencilla pero, para que salga bien, es fundamental tener ingredientes de muy buena calidad.

Ingredientes

300g de costilla de cerdo;

una lengua de cerdo;

un morro de cerdo;

una oreja de cerdo;

una vuelta de chorizo de cocer;

dos morcillas;

un poco de lechuga

4 patatas

Preparación

Cocer las patatas en agua y sal y apartarlas. 

Poner a desalar las carnes con excepción de las morcillas y del chorizo un día antes. Luego limpiar y lavar las carnes. Cortar la lengua, las costillas, el morro y las orejas en trozos grandes y cocerlos en agua caliente (para tardar menos se puede utilizar una olla exprés). Apartarlos y en el mismo caldo de cocción, cocer las patatas (se le pueden añadir garbanzos y/o verduras). Cocer las morcillas y el chorizo por separado.

Servir las patatas (y, si los hay, los garbanzos y las verduras) y, separadamente, la carne y los embutidos cortados en trozos pequeños. La dificultad reside en coordinarse para que todo pueda salir a la vez bien cocido y caliente y en elegir carnes y embutidos de calidad. Ya sabéis cual es mi recomendación

Buen provecho.

DE VINOS POR TU BARRIO en el Entrepeñas

En Octubre nos visitaron los de “De vinos por mi barrio”. Aquí tenéis a Toño hablando del chorizo de Geras, probando nuestra estupenda Cecina de León y mencionando que nuestro chorizo le gusta al Rey. Y si le gusta a su majestad solo puede estar rico J

A ver cuando venís a hacernos una visitilla a este lugar precioso que fue declarado Reserva de la biosfera.

¡Os esperamos!

 

Callos guisados con garbanzos al estilo tradicional Entrepeñas

Los callos con garbanzos es un plato exquisito y muy de temporada para las épocas de frio

Ingredientes para 4 personas

200g de garbanzos

100g de tocino

1 cebolla

2 dientes de ajo

1 zanahoria

3 tomates

1/2 kg de callos

2 litros de caldo de verduras

1 copa de vino tinto

1 cucharadita de pimentón de la Vera

Sal a gusto.

Preparación

Pon los garbanzos a remojo durante una noche. Ponlos en una olla con unos trozos de cebolla y déjalos hervir hasta que estén tiernos (si tienes una olla exprés mejor ya que con esta se tarda aproximadamente Unos 45 minutos).

Trocea los callos y hiérvelos en el caldo de verduras hasta que queden tiernos.

Pela los tomates, la cebolla, la zanahoria, y los ajos y pícalos en cuadraditos. Saltea la cebolla y el ajo en una olla con bastante aceite de oliva, añade el tocino, los tomates y la zanahoria. Junta en esta olla los garbanzos y los callos. Añade el vino y déjalo evaporar.  

Añade el pimentón de la Vera y sazona a gusto. Déjalo a fuego lento durante veinte minutos.  Recuerda que todos los guisos están más ricos si se hacen el día anterior y se dejan reposar.

Si tenéis poco tiempo podéis utilizar los callos Entrepeñas para vuestra receta, cocerlos un poco para que los garbanzos tomen el sabor de la salsa y listo para servir.

Más rápido y fácil imposible

Como puedes ver en la foto los callos Entrepeñas los preparo con todo el cariño y paciencia que hay que ponerle a un guiso bien hecho. Dentro de poco podrás disfrutarlos en un nuevo formato muy práctico y fácil de usar que te permitirá guardarlos durante mucho tiempo sin problemas para sorprender a tus invitados en cualquier ocasión. Obviamente, como todos nuestros productos no tienen ni colorantes ni conservantes.

Callos con garbanzos

Callos con garbanzos

Cecina de Leon y dieta Dukan. Semana 4 – Receta de crema de cecina

Crema de Cecina con virutas de cecina de Leon al horno

Crema de cecina

Hola a todos y a todas,

Aquí os dejo otra receta con la Cecina de Leon para la dieta aunque no sea al 100% apta para Dukanianos ortodoxos pero desde luego es muy muy ligerita además de sencilla. ¡Ya veréis que sale muy rica!

Una buena idea para recuperar las puntas y restos de cecina (también se puede hacer con trozos tiernos) que quedan un poquito secos y salados al final, es utilizarlos para elaborar una riquísima crema de cecina baja en calorías y con un sabor exquisito.

Ingredientes para 4 personas

3l de agua
1/kg recortes o trozos de cecina de Leon
200g de garbanzos
2 puerros
1 patata
2 tomates
1 yogur natural desnatado
Cecina crujiente (hecha al horno como explicamos en anteriores recetas)

Poner los trozos de cecina a cocer junto a los puerros, la patata y los tomates y dejarlo cocer durante 3 horas a fuego lento o media hora en la olla a presión.

Escurrir y reservar el caldo. Separar los garbanzos, los puerros, la patata y los tomates cocidos de los trozos de cecina, triturar todo bien y añadir el yogur y un poco de caldo de cocer reduciéndolo después hasta que obtenga consistencia espesa al gusto.

Servir caliente con virutas de cecina crujientes por encima.

¡Buen provecho!

Denuncia contra el uso fraudulento de la marca Cecina de León

Queridos amigos,

Es triste cuando alguien trabaja mucho y con ilusión para que luego otros intenten aprovecharse de ese esfuerzo. Tenemos que tener mucho cuidado cuando compramos un producto como la Cecina de León. Hay que averiguar que la empresa productora sea uno de los socios de la IGP (Indicación Geográfica Producida). Lo mejor que podamos hacer es comprar la Cecina de León (incluso online) directamente de un productor sin intermediario ya que tiene una doble ventaja:

1. estamos seguros de su origen
2. es mucho mas barata.

Aquí debajo os dejo una copia del artículo aparecido en el diario de León sobre la denuncia interpuesta por la IGP contra el uso fraudulento de la marca Cecina de León

Un saludo a todos

Cecina de Leon

Revuelto de morcilla con cebollita frita

Otra receta para los escépticos de la morcilla (bueno, y obviamente para los adeptos)

1 morcilla Entrepeñas
2 huevos
1/2 cebolla
una pizca de sal
1/2 guindilla (opcional)

Freir la la mitad de la cebolla hasta que quede crujiente
Freir la otra mitad a fuego lento y cuando esté doradita añadir la morcilla
Añadir un poco de sal y, si os gusta el picante, la media guindilla.
Subir la temperatura y añadir los huevos. Revolver durante 30 segundos.
Sacar el revuelto en un plato (si tenéis un pequeño molde mejor) y poner la cebolla frita por encima.

Esta receta es muy fácil de hacer con la morcilla en conserva.

Cecina de León y la dieta Dukan

Buenos días,

En esta época del año muchos de nosotros vuelven a tomar la decisión de perder esos kilitos acumulados durante el invierno. Nos damos cuenta de que abandonamos muy rápidamente las resoluciones para el año nuevo y que ahora tenemos que volver a empezar.

Personalmente estoy convencida de que es posible alimentarse de manera sana, con exquisitos platos que aporten mucha proteína pero poca grasa. Una dieta en la que tengamos que pasar hambre o la que se caracteriza por la falta de sabor de sus platos está destinada a fracasar.

Por esta razón, desde aquí intentaré aportar ideas para la elaboración de platos que podáis incluir en vuestra dieta. Uno de los ingredientes principales de esos platos será la Cecina de León.

La Cecina de León, que se caracteriza por su elevado contenido en proteínas y su escasa aportación de grasa, es uno de los alimentos recomendados por el Método Dukan.

Echad un ojo a este reportaje de Cuatro, a este reportaje de Radio Televisión de Castilla y León o a este artículo publicado en el diario de León.

Por lo tanto, ya que la cecina, además de estar muy rica está recomendada por el Método Dukan, intentaré publicar una receta a la semana que contenga como ingrediente principal la Cecina de León. Ya veréis que estar a régimen no implica renunciar al placer de sentarse en la mesa.

Una cosa: desconfiad de las imitaciones. Comprad solo Cecina de León IGP (Indicación Geográfica Protegida) adscrita al Consejo Regulador de la Cecina de León (y si es Cecina de León de Entrepeñas mucho mejor) 🙂